Línea 103 – Consejos útiles

Incendio en el hogar:

No debes luchar contra un incendio, lo más efectivo  es  llamar a los Bomberos  a la línea 100 o bien al 911. Sólo debes intentar combatirlo cuando no haya alcanzado demasiada intensidad y tu vida no corra serio peligro. El humo, el calor y los gases que se producen en un incendio son los motivos de asfixia que provocan la muerte.

 

  • En el caso de encontrarse atrapado, salga del lugar arrastrándose, agachado o gateando.

 

  • Es necesario instalar un detector de humo, fuera del área donde duerme.

 

  • Al presumir que se produce el incendio, examine la puerta, si está caliente el picaporte, no abra. Si está frio, ábrala muy despacio. Esté listo para cerrarla nuevamente si se encuentra con humo o llamas.

 

  • Acuerden un lugar de reunión fuera de la casa para asegurarse que todos estén a salvo.

 

  • Elabore un plan de escape y practíquelo con su familia varias veces.

 

Incendio en un edificio:

 

  • Memorice las salidas de emergencia y cajas de alarma si ve humo o detecta olor a quemado.

 

  • Cierre las puertas.

 

  • Utilice las escaleras, nunca el ascensor.

 

  • Tenga presente un plan de escape, que le muestre las diferentes rutas para salir del sitio.

 

En caso de hallarse  atrapado:

 

  • Piense, trate de mantener la calma.  La ayuda no tardará en llegar.

 

  • Retenga la respiración lo más que pueda, si tiene un trapo mojado, colóquese en la nariz.

 

  • Deje las puertas cerradas entre usted y el humo. Tape las ranuras alrededor de las puertas y aberturas, con trapos.

 

Inundaciones:

 

  • Ante una emergencia llame a la línea 103 para solicitar  auxilio.

 

  • Llene recipientes con agua limpia, por si acaso el agua de la llave llega a contaminarse.

 

  • Mueva al segundo piso o a un lugar alto los elementos de más valor.

 

  • Esté preparado para evacuar su hogar.

 

  • Identifique una ruta de evacuación, y otras vías alternativas.

 

  • Investigue si su propiedad está en una zona de posibles inundaciones o si se ha inundado con anterioridad.

 

  • Tenga a mano el kit para emergencias.

 

  • Establezca un punto de reunión, por si la familia se encuentra dispersa.

 

  • Todos en la familia deben saber cómo actuar, cómo cortar el suministro de gas, luz y agua, y los números de emergencia a los que pueden llamar de ser necesario.

 

  • Ubique los elementos tóxicos (venenos) en gabinetes cerrados y fuera del alcance del agua.

 

  • Guarde en un  lugar seguro comida, agua y ropa.

 

  • Coloque documentos importantes en una bolsa de plástico para que no se destruyan con el agua.

 

  • Observe y no olvide dónde guardan en la casa la lámpara o linterna y asegúrese que tenga pilas.

 

  • Manténgase informado, escuche las noticias con atención

 

¿Qué hacer durante una Inundación?

Si está dentro de su casa:

 

  • Escuche la radio o televisión para estar informado de la emergencia, y posibles instrucciones de la autoridad a cargo.

 

  • Corte la luz, agua y gas y evacue su hogar si la situación así lo amerita o las autoridades así lo indican.

 

Si está en el exterior:

 

  • Suba a un lugar alto y permanezca allí.

 

  • Evite caminar por aguas en movimiento. Si está en la calle, tenga precaución al caminar sobre agua, ya que las tapas de las cámaras de agua suelen salirse debido a la presión, y usted puede caer en dicho hueco.

 

Si está en un auto:

 

  • Si llega a un área inundada, dé la vuelta y tome otra dirección.

 

  • Si el auto se detiene o se atasca, abandónelo de inmediato y busque un lugar alto donde permanecer.

 

Durante una evacuación:

 

  • Si la situación así lo amerita o las autoridades lo indican, evacue su hogar lo antes posible. Debe estar atento a las indicaciones que se dan por radio y/o televisión.

 

  • No se acerque a cables ni postes de luz.

 

  • Si su casa no es de ladrillos, busque con su familia un lugar más seguro como una escuela o una iglesia.

 

  • Si necesita cambiar de lugar, solo lleve lo necesario.
  • No camine cerca de donde está el agua, pues el nivel puede subir rápidamente. No intente cruzar cauces de ríos, pues el agua lleva muchas cosas como troncos u objetos que pueden golpearlo fuertemente.

 

¿Qué hacer después de una inundación?

 

  • Si tuvieron que dejar la casa, no regresen a ella hasta que las autoridades indiquen que lo pueden hacer.

 

  • Su casa debe ser revisada, ya que es probable que se derrumbe, no entre a ella hasta que estén seguros de que se puede habitar.

 

  • No  toque ni pise cables eléctricos caídos.

 

  • No consuma alimentos que hayan sido mojados por el agua de la inundación.  

 

  • No se acerque a la zona inundada ya que su presencia puede entorpecer el trabajo de las personas que auxilian a otros afectados.

 

Tormentas  eléctricas:

 

  • Desenchufe inmediatamente todos los artefactos eléctricos.

 

  • No se acerque a ventanas, busque un lugar seguro en su casa, los dormitorios son la mejor opción.

 

Si se encuentra en una zona de campo:

 

  • Si van a realizar actividades al aire libre, conviene prestar atención a los partes meteorológicos durante la temporada en que son más frecuentes las tormentas (generalmente de mayo a septiembre).
  • Observar si el cielo se oscurece, si pueden verse relámpagos, si el viento arrecia o si se escuchan truenos. En tal caso conviene dirigirse inmediatamente a un lugar seguro.

 

  • En caso de sentir un cosquilleo en la piel, que se eriza el cabello y que los objetos metálicos o que terminan en punta metálica emiten un extraño zumbido parecido al de una colmena y se producen chispas o destellos la tormenta está próxima. Todos estos fenómenos se producen por el desplazamiento de las cargas eléctricas que generan las tormentas y significa que el aire en el que nos encontramos se ha vuelto conductor hasta el punto de que en ocasiones entre dos excursionistas cercanos entre sí y sin tocarse puede producirse una molesta descarga.

 

  • En caso de notar alguno de estos fenómenos en medio de una tormenta el peligro es inminente porque significa que está a punto de caer un rayo. Retirarse de todo lugar alto: cumbre, cima, loma…, y refugiarse en zonas bajas no propensas a inundarse.

 

  • Nunca echar a correr durante una tormenta y menos con la ropa mojada, esto es muy peligroso. Se crea una turbulencia en el aire y una zona de convección que puede atraer el rayo.

 

  • Deshacerse de todo material metálico (bastones, mochilas con armazón, palas, azadones, rastrillos, palos de golf, paraguas, herramientas…) y depositarlos a más de 30 metros de distancia. Los rayos aprovechan su buena conducción.

 

  • Apagar walkie-talkies y teléfonos móviles, ya que las radiaciones electromagnéticas pueden atraer los rayos.

 

  • Nunca refugiarse debajo de un árbol o una roca o elementos prominentes solitarios. Un árbol solitario por su humedad y verticalidad aumenta la intensidad del campo eléctrico.

 

  • Alejarse de objetos metálicos como vallas metálicas, alambrados, tuberías, líneas telefónicas e instalaciones eléctricas, raíles de ferrocarril, bicicletas, maquinaria, etc. Lo más peligroso de un tendido eléctrico son sus apoyos, pues por su toma de tierra se descargan al suelo rayos que han caído incluso a kilómetros. La proximidad de grandes objetos metálicos es peligrosa incluso cuando no se esté en contacto con ellos, ya que la onda de choque producida por el rayo calienta sobremanera el aire lo que puede producir lesiones en los pulmones.

 

  • En el caso de trabajo sobre tractores (agricultores), maquinaria de construcción, etc., abandonarlos mientras dure la tormenta. Tampoco debe trabajarse sobre andamios u otras estructuras metálicas.

 

  • Alejarse de terrenos abiertos y despejados, como praderas, cultivos y campos de golf. En estas zonas una persona sobresale bastante del terreno y puede convertirse en un pararrayos. Es preferible quedarse debajo de un grupo de árboles, a ser posible de menor altura que otros de la zona.

 

  • Aislarse del suelo y del contacto con charcos o zonas mojadas. Salir inmediatamente y alejarse de ríos, piscinas, lagos, el mar y otras masas de agua.

 

  • Alejarse y no refugiarse en pequeños edificios aislados como graneros, chozas, cobertizos…; las tiendas de campaña tampoco son seguras.

 

  • No refugiarse en la boca de una cueva ni al abrigo de un saliente rocoso, el rayo puede echar chispas a través de estas aberturas, algunas son incluso canales naturales de drenaje para sus descargas. Solo ofrecen seguridad las cuevas profundas y anchas, mínimo un metro a cada lado.

 

  • La posición de seguridad más recomendada es de cuclillas, lo mas agachado posible, con las manos en las rodillas, tocando el suelo sólo con el calzado. Esta posición nos aislará en buena medida al no sobresalir sobre el terreno. No debemos echarnos en horizontal sobre el suelo.

 

  • En caso de ir con niños, para evitar el pánico o el extravío, mantener contacto visual y verbal con ellos.

 

  • El mejor sitio para refugiarse a la intemperie durante una tormenta es un vehículo cerrado. Dentro debemos apagar el motor, bajar la antena de la radio y desconectarla, cerrar las ventanillas y las entradas de aire. En caso de caída de un rayo el vehículo se cargará sólo por el exterior mientras que el interior quedará intacto, fenómeno conocido como “Jaula de Faraday”. Debe evitarse tocar las partes metálicas del vehículo, incluso al salir de un vehículo que ha recibido una descarga. En caso de ir conduciendo y verse sorprendido por una tormenta conviene disminuir la velocidad y no detenerse en zonas por donde pueda discurrir gran cantidad de agua.

 

  • Es totalmente falsa la creencia popular de que un rayo no cae dos veces sobre un mismo lugar.

 

En la vivienda, refugio o cabaña:

 

  • No asomarse al balcón o ventanas abiertas para observar la tormenta. Debemos cerrar las aberturas del inmueble para evitar corrientes de aire, pues éstas atraen los rayos.
  • Alejarse de la chimenea y no hacer fuego en ella o apagarlo si está encendido. De las chimeneas asciende aire caliente cargado de iones, lo que aumenta la conductividad del aire abriendo un camino para las descargas eléctricas actuando como un pararrayos.

 

  • En caso de hallarnos en un piso o vivienda, hay que desconectar los electrodomésticos, los aparatos eléctricos y las tomas de antena de televisión, ya que el rayo puede entrar por las conducciones de electricidad y TV causando daños o la destrucción de estos objetos. Conviene permanecer alejados de las tuberías del agua y del gas y del teléfono o el ordenador. Todos estos objetos pueden conducir la electricidad y provocar electrocución. Dejar las luces encendidas, sin embargo, no aumenta el riesgo.

 

  • Hay que posponer los baños, las duchas y el lavado de la vajilla o usar agua corriente para cualquier otro propósito hasta que la tormenta haya pasado, porque a través del agua existe también riesgo de electrocución.

 

  • Una buena manera de aislarse es sentarse en una silla que no sea de metal apoyando los pies en la mesa u otra silla que tampoco sean metálicas. Lo mejor es tumbarse en una cama más aún si son de madera.

 

Cómo reaccionar si una persona es alcanzada por un rayo

 

  • Si la persona está inconsciente, comprobar si hay pulso y respiración.

 

  • Si tiene pulso pero no respiración, empezar la respiración boca a boca.

 

  • Si no tiene pulso, comenzar las maniobras de resucitación cardiopulmonar.
  • Las personas que sufren paro cardiorrespiratorio por un rayo tienen mayor probabilidad de salir de la misma que la que se debe a otras causas, por lo que es de la máxima importancia comenzar la reanimación cuanto antes.

 

  • Comprobar si hay otras lesiones, tales como fracturas. En caso de sospecha de fractura vertebral evitar todo movimiento.

 

  • Las quemaduras deben buscarse especialmente en dedos de manos y pies y en zonas próximas a hebillas, joyas, medallas, etc. Lo habitual es que haya dos áreas que presenten quemadura, correspondientes a las de entrada y salida de la corriente eléctrica.

 

  • Mantener caliente a la víctima hasta la llegada de los equipos de urgencia.

 

  • Si una persona alcanzada por un rayo se muestra tan solo aturdida y no parece presentar heridas de importancia, aun así debe recibir asistencia médica para valorar el impacto real del rayo sobre su organismo.

 

Derrames de sustancias peligrosas en ruta

Ante la observancia de ello dar aviso de inmediato a la línea 103 para que especialistas actúen en el lugar.

Para trabajar en forma seria y responsable frente a un derrame químico, hay que tener presente la Hoja De Seguridad (HDS) perteneciente al producto derramado, la que permitirá manejar la situación, tomando las  precauciones necesarias.

Resulta relevante también la acción coordinada con los servicios de emergencia. Se debe informar a la autoridad competente e implementar un plan para la eliminación del compuesto derramado por algún mecanismo autorizado.

En tal caso se deberá:

 

  • Aislar el área, cerciorarse que sólo accedan las personas autorizadas. Luego, determinar qué es lo que ha pasado, qué sustancia y qué cantidad aproximadamente se derramó.

 

  • Asegurar el uso de ropa de protección como guantes, lentes protectores, trajes protectores y respiradores, incluso si se requiere, equipos de respiración autónoma (ERA) o trajes encapsulados.

 

  • Iniciar la limpieza empleando materiales como absorbentes en forma de almohadillas, rollos, mini-barreras, almohadas, barreras e incluso arena.

 

  • Deshacerse de los materiales de limpieza utilizados. Al desechar materiales absorbentes, se deben seguir las normas locales de dichos materiales.